Arroz con leche Argentino bien cremoso

Arroz con leche Argentino bien cremoso

Hola receteros y receteras. Hoy vamos a preparar un arroz con leche al más puro estilo tradicional Argentino pero vamos a ver un sencillo truco para que nos quede más cremoso.

Esta es una de las recetas tradicionales de América Latina, para conocer más recetas típicas de esta parte del mundo, puedes visitar el siguiente enlace: miviaje.com/platos-america-latina/

Arroz con leche Argentino en casa, cómo hacerlo bien cremoso

Para comenzar en una cazuela o en una olla amplia, vamos a añadir un litro de leche. Mucho mejor si es entera que la propia grasilla que tiene ya va a ayudar a que nos quede más cremoso.

Después añadimos unos 100 gramos de arroz es decir, en peso, una décima parte de su cantidad en leche.

Generalmente para el arroz hay que echar el doble de líquido que de cantidad de arroz, pero aquí hay que hacer una excepción y es que el arroz parece no hartarse nunca de absorber leche, así que por eso hay que añadir 10 veces más.

Después añadimos un trozo de cáscara de limón, otro trozo de cáscara de naranja, una rama de canela y lo calentamos todo mientras lo removemos constantemente. Cuando añadas las cáscaras de los cítricos, recuerda no añadir la parte blanca, ¡que éstas amargan más que una subida de impuestos!.

Una vez que la leche esté caliente la vamos a dejar cocer a fuego medio, tirando a suave que la leche no llegue a hervir. Tenemos que ver que la leche humea pero que no hierve. Y si lo hace que lo haga borbotones muy suaves como esto hierva mucho ya lo puedes tirar y volver a empezar, porque esto será totalmente incomestible.

Pasados los primeros cinco minutos de cocción vamos a remover todo y con esto logramos dos cosas: primero, nos aseguramos que el arroz no se pega al fondo de la olla y segundo, estimulamos a que expulse su almidón, integrándolo con la leche. Así nos aseguramos que nos quede más cremoso.

Vamos a ir repitiendo este paso cada cinco minutos y así veremos poco a poco como el arroz va creciendo va absorbiendo la leche y cada vez se está haciendo más gordo pasados 40 minutos y recuerda, remueve cada cinco, vamos a añadir unos 70 gramos de azúcar.

Lo añadimos ahora y no antes porque el azúcar es muy delicado y corremos el riesgo de que se nos queme en la leche. Vamos nuevamente a mezclar todos los ingredientes y a dejar que se cocinen durante alrededor de 10 minutos más.

Si quieres remover alguna vez entre medias, puedes hacerlo ya sabes así se segrega más almidón pasado el tiempo y ya con el arroz bien blandito, vamos a retirar todo lo que habíamos añadido antes. La cáscara de limón, la cáscara de naranja y también la rama de canela. Estos ingredientes ya han cumplido más que de sobra su función. Han infusionado la leche con su aroma ahora mismo ¡todo esto sabrá auténtica gloria!.

Y ahora vamos a apagar el fuego y vamos a añadir el toque final añadiendo unos 10 gramos de mantequilla. Ésta le va a añadir mucho sabor a todo el arroz con leche.

Una vez que se haya integrado vamos a dejar reposar esto durante unos diez minutos, para que se templó un poco y pasado el tiempo ya podemos pasar a introducirlo en cuencos individuales. Aún tiene que espesar más pero aquí ya se nota bastante la cremosidad que tiene este súper arroz con leche.

Con las cantidades aquí dadas saldrán como unas cuatro raciones individuales. Una vez que hayamos llegado los cuentos puedes decorar, si quieres, con un trozo de la rama que habíamos utilizado para infusionar la leche esto es opcional, pero lo que sí que sí que debes hacer es espolvorear con un poco de canela molida cantidad al gusto.

Hecho todo esto, mételo en la nevera y déjalo enfriar ahí durante toda una noche y al final tendremos esto un arroz con leche muy cremoso ¡y sin añadir ningún ingrediente raro!

Comparte la receta en las redes sociales!