Cómo preparar el Cheescake de Reese’s

Cómo preparar el Cheescake de Reese’s

Los bombones Reese’s me parecen toda una delicia porque combinan 2 sabores que me encantan: El chocolate con leche y la crema de cacahuete o maní. Por eso para este cheesecake sin horno estos sabores serán los protagonistas. Y además añadiremos los bombones Reese’s picados en trocitos para darle una textura súper rica.

Para hacer la base del cheesecake necesitamos:

  • galletas tipo María o digestive,
  • mantequilla sin sal,
  • azúcar moreno o mascabado
  • opcionalmente cacao en polvo sin azúcar

Preparación

En una batidora o procesador de alimentos ponemos las galletas el cacao y el azúcar moreno. Lo tapamos y lo trituramos todo junto. Ya sabéis que este paso también se puede hacer poniendo los ingredientes en una bolsita y aplastándolos con un rodillo.

Pero de esta manera la verdad que es mucho más rápido y la galleta queda más finita. Así que podéis hacerlo como os resulte más cómodo, Cuando lo tengamos todo triturado vamos a derretir la mantequilla en el microondas o en un cazo a fuego lento. Una vez esté completamente líquida la agregamos sobre las galletas trituradas. Batimos un poquito más hasta integrar la mantequilla con las galletas Y después de unos segundos ya tendremos la galleta lista para hacer la base.

En este caso voy a utilizar un molde desmontable de 24 cm de diámetro. Pero antes de utilizarlo voy a forrarlo, para ello ponemos papel encerado o de horno en la base del molde. Y colocamos nuevamente el aro. Así el papel quedará fijado al molde y luego podremos desmontar nuestro cheesecake fácilmente. Para forrar las paredes utilizo acetato.

Que no es más que una lámina de plástico transparente que utilizan mucho en repostería. Tiene la ventaja que no se pega a los ingredientes y así nos aseguramos de un desmoldado perfecto y liso. Hecho ésto ponemos la mitad de las galletas trituradas en el molde. Y con una lengua repostera o una cuchara presionamos la mezcla contra las paredes. De esta forma cubriremos todas las paredes del molde para que nuestro cheesecake no tenga solamente la base de galletas.

Si no que también nos quede con todo el lateral crujiente. Pero por supuesto que si queréis podéis utilizar la mitad de los ingredientes que he utilizado para la mezcla de galletas y hacer únicamente la base, eso ya como más os guste.

Cuando tengamos las paredes cubiertas ponemos el resto de la mezcla en el molde y presionamos para formar la base Es importante que presionemos bien para dejar la superficie lo más lisa posible. Así la galleta quedará compacta y la tarta no se romperá al desmoldarla.

Otro punto importante para que no se rompa el exterior es que la galleta quede finamente triturada. Si queda gruesa también la tarta quedará muy rica por ese punto crujiente. Pero la galleta no quedará tan compacta por más que la presionemos. Por eso es muy importante dejar la galleta bien finita. Una vez lista presionamos y perfeccionamos la unión de la base y las paredes de la galleta.

Y ahora si ya tenemos la base lista. Así que la llevamos a la nevera o refrigerador unos 15 minutos mientras seguimos con la receta.

Para hacer el relleno del cheesecake necesitamos:

  • queso crema tipo Philadelphia o Finlandia,
  • mantequilla de cacahuete o maní,
  • nata para montar,
  • crema de leche o crema para batir con un mínimo de 35% de materia grasa
  • Azúcar glas, también conocido como azúcar impalpable o azúcar flor
  • Bombones Reese’s
  • extracto o esencia de vainilla

Preparación del relleno

Antes de hacer el relleno vamos a preparar los Reese’s para la receta. Para ellos le quitamos su envoltorio y los dejamos sobre una tabla para trocearlos con un cuchillo. Si no conseguís este tipo de bombones podéis hacer el cheesecake con el bombón que más os guste. Seguro que así también queda muy rico. El tamaño de los trocitos que vamos a dejar el bombón es muy personal.

Pero os recomiendo no dejarlos no tan chiquititos porque os aseguro os encantará encontrar los pedacitos del bombón dentro del cheesecake. Una vez los tengamos listos los reservamos para más adelante. Ahora en un bowl aparte ponemos el queso crema frío junto a la mantequilla de cacahuete o de maní. Los batimos a velocidad media durante 1 minuto o hasta que ambos ingredientes queden bien integrados. Pasado este tiempo, con un colador tamizamos el azúcar glas para que no quede apelmazado en la mezcla.

Y batimos nuevamente durante 1 minuto más. Una vez esté todo bien integrado agregamos el extracto de vainilla y la nata para montar o crema para batir bien fría, recién sacada de la nevera. Ahora batimos nuevamente 1 minuto más a velocidad alta para montar la nata. Veréis que cuando la nata empieza a montar la mezcla se vuelve más esponjosa. Así que cuando veáis que está ligera y aireada os recomiendo dejar de batir.

Ya que el exceso de batido haría que la nata se corte y echaría a perder la mezcla. Como podéis observar queda con una textura consistente y cremosa a la vez. Está perfecta para agregarle los bombones Reese’s que troceamos antes. Esta vez los mezclamos con una lengua repostera. Es importante que ahora no lo hagáis con la batidora para no romper más los bombones.

Hecho ésto sacamos el molde de la nevera y ponemos toda la mezcla en su interior. Ahora con una espátula o cuchara acomodamos bien el relleno para dejar la superficie lo más lisa posible. Si el relleno tiene una buena consistencia puede que cueste un poquito dejarlo bien alisado.

Una vez listo lo llevamos a la nevera o refrigerador mientras hacemos la ganache para la cobertura.

Para la ganache vamos a necesitar:

  • chocolate con leche, aunque si preferís lo podéis sustituir por chocolate negro,
  • nata para montar,
  • crema de leche o crema para batir con un mínimo de 35% de materia grasa
  • mantequilla sin sal

Preparación

Ponemos el chocolate en un bowl amplio y nos llevamos la nata para calentarla hasta que esté a punto de hervir.

Cuando la tengamos lista la vertemos sobre el chocolate y mezclamos hasta que el chocolate se derrita y se integre con la nata. Cuando tenga un color homogéneo añadimos la mantequilla a temperatura ambiente. Y como el chocolate aún está caliente la mantequilla se fundirá y se mezclará con el resto de ingredientes.

Hecho ésto la tapamos a piel con papel film. Ésto quiere decir que la superficie de la ganache estará en contacto directo con el film.

Así no se reseca ni endurece la parte superior. Lo dejaremos a temperatura ambiente hasta que enfríe. Una vez ya no esté tan caliente y esté más menos a temperatura ambiente quitamos el papel film. Y como veis la ganache tiene más consistencia, está perfecta pata utilizarla. Así que sacamos la tarta de la nevera y ponemos la ganache por encima del cheesecake.

Aunque tiene un poquito de consistencia aún está muy fluida. Así que no habrá ningún problema en dejarla bien extendida sobre la tarta. Cuando la tengamos lista la llevamos nuevamente a la nevera o refrigerador. Esta vez la dejamos ahí durante un mínimo de 4 horas para que quede consistente. O si queréis la podéis hacer el día anterior.

Pasado este tiempo la sacamos de la nevera y ya podemos desmoldarla. Para ello retiramos el acetato fácilmente Y si es necesario alzamos un poquito los bordes de la ganache. Trasladamos cheesecake un plato o stand, y ya estaría listo para disfrutar. Pero yo lo voy a decorar un poquito para que se vea más irresistible.

En este caso podemos poner crema chantilly o crema montada en la parte superior. Encima le voy a poner unas chocolatinas, y también unos cuantos bombones Reese’s troceados. Y así ya me parece perfecta para servir. Al cortarla notaréis que el cheesecake se siente suave. Y la galleta ha endurecido y está crocante, Está perfecta para no romperse al servirla porción de la tarta.

Comparte la receta en las redes sociales!
6